jueves, 28 de diciembre de 2017

Es imprescindible reír - Angosta Dimente y Girasola, Sala Mirador


Raquel Martínez, Angosta Dimente, es clown desde hace más de veinte años, ha actuado ante el Papa Francisco, con Payasos Sin Fronteras en Líbano e Iraq y es parte habitual de la cartelera teatral infantil en toda España. Con el año nuevo, su nuevo espectáculo, Girasola, arranca temporada en la madrileña sala La Mirador.

Girasola abre su tienda en La Sala Mirador los próximos 2, 3 y 4 de enero. ¿Qué van a disfrutar quienes la vayan a ver?

Angosta Dimente, Clown. Van a ver un espectáculo de humor hecho con amor. Un espectáculo de clown para niñas y niños a partir de 6 años y por supuesto, también muy divertido para los adultos. Girasola nos muestra, con humor y poesía, la historia de un emprendimiento. Ella elabora un plan sobre un deseo, abrir una tienda de flores y para conseguirlo deberá superar varios obstáculos. Este espectáculo nos enseña el valor del optimismo y la perseverancia y nos recuerda la importancia de mantener siempre la ilusión. Girasola nos contagiará con su alegría para la gran fiesta de inauguración.

¿Crees que hay un humor para niños? 

Por supuesto. Cada uno nos reímos dependiendo de cuales sean nuestras referencias culturales, sociales, de género ...  y los niños también. Por lo general, el humor de ellos es más sencillo, puede decirse más básico, en primer grado, como yo le llamo. La cachetada, la caída, el susto o lo imprevisto es verdad que los adultos nos podemos reír de eso aunque un pelín más elaborado, el caca-culo pedo pis.... Tengo un títere de cono que aparece y se esconde y los niños mas pequeños de 4 y 5 años, se parten con eso. Que sea más básico no significa que sea más sencillo hacerlo. Y siempre tiene que ir con gran dosis de verdad y autenticidad.


Eres clown con muchos años de experiencia, crees que ha habido alguna evolución del público, ¿algún cambio?

Yo no me percatado , si lo ha habido. Lo que sí existe, una diferencia que yo sí percibo es si el público pertenece a un ámbito o a otro. Es decir, el Norte al Sur geográficamente o de un estrato social u otro. Aunque cuando presento mis espectáculos incluso noto si hay mucho público o poco...

Se debería recomendar ir a ver obras de humor infantiles para mejorar el ánimo a los adultos…

Absolutamente se debería recetar teatro. No me cabe ninguna duda y de humor en particular, puesto que reír relaja, descorcha presión, destapona sufrimiento. Es imprescindible poder reírnos de estas vidas tan complejas que llevamos y reírse de la existencia, de nuestro carácter efímero en el planeta, de nuestra torpeza y mediocridad como seres. He de decir que también soy fan del drama y de llorar, sin embargo reír, es la mejor manera para restar solemnidad e importancia y es muy saludable. Me encanta que algunas personas me digan que vienen a ver infantiles sin niños porque les gusta. Hay pocas aunque las hay. Yo hubo una época que estaba enganchada en ver teatro para bebés e iba sola si podía.

Los niños participan en las obras, se entuisiasman, comentan… qué es lo más divertido que te ha dicho un niño mientras estabas en el escenario.

Lo más divertido ha sido que me dijo un niño fue que era muy divertida. Era mi hijo.  Estaba entre el público riendo y me paré a mirarle y algo le comenté entonces. Él contestó riendo medio tímido: es que eres muy divertida. Sí,  los niños en cuánto les das pie a que participen, algunos ya no pueden parar y hay que decirles stop. Aunque algunas y algunos, se convierten en maravillosos partner que ayudan a que crezca el humor. Son muy emocionantes y una vez que te metes en su código, es muy placentero.

Has estado con Payasos sin fronteras en Líbano e Iraq, qué ocurre allí con los niños, qué notas diferente como público a un niño español.

Sí hay diferencia, allí quizá están más abiertos a reír. Se ve claramente la diferencia entre los niños con edades de 12 años de allí y de aquí. Allí, asistían chicos de 14 y 16 y se partían de risa. Quizá los niños aquí sean más serios.


Girasola
Sala La Mirador
2,3 y 4 de enero
Teatro Infantil